5 Medidas Sencillas para Optimizar y Acelerar el Portátil

No hay nada como abrir un portátil nuevo, sacarlo de la caja y encenderlo por primera vez. Se enciende con más rapidez de lo que jamás imaginaste, y te permite abrir el navegador, probar tus programas favoritos y ver un vídeo a la velocidad de la luz. Durante un tiempo es así, pero con el paso del tiempo todo parece ralentizarse.

Ya sea por causa de un uso excesivo o su degradación natural, la experiencia de estrenarlo se convierte en un lejano recuerdo... ¡pero no tiene por qué ser así! Existen muchas medidas breves que pueden realizar incluso los usuarios inexpertos en informática para hacer que sus PC vayan más rápido y sin problemas, como fue en un principio.

Limpia el polvo

A nadie se le suele ocurrir que las diminutas motas de polvo tengan una repercusión importante en el rendimiento del sistema, pero incluso en los hogares y las oficinas más limpios, el polvo se acumula en los ventiladores y los conductos de ventilación de los portátiles. Además de afectar a las personas con alergia, también tiene una grave influencia en el rendimiento y el ciclo de vida de un sistema. Las tarjetas gráficas emanan mucho calor, especialmente cuando vemos películas o jugamos a videojuegos, y la acumulación de polvo influye en la capacidad de enfriarse. Imagínate que conduces un coche sin aceite por el desierto.

Cuando un ordenador no puede enfriarse más, puede activarse un apagado forzado. Si limpias el polvo de los ventiladores con una brocha o una lata de aire comprimido, el sistema de refrigeración del ordenador volverá a funcionar correctamente. Abre un portátil antiguo y sorpréndete por la cantidad de polvo que se acumula en su interior con el paso del tiempo.

Comprueba la memoria RAM y el disco duro

La antigüedad puede tener un efecto negativo en el hardware, pero los usuarios pueden comprobar el rendimiento con la ayuda de útiles herramientas de supervisión que identifican si un error en la configuración o el mero deterioro son los culpables de una bajada de rendimiento del portátil. Se recomienda ejecutar varias de estas pruebas antes de comprar un ordenador nuevo o realizar una reclamación de garantía al fabricante del dispositivo. Si se identifica que la memoria RAM o el disco duro son la fuente del problema, se puede realizar un mantenimiento de estos por parte de alguien familiarizado con los componentes de hardware a un precio relativamente bajo (en comparación con el precio de un nuevo dispositivo). Además, el hecho de que el disco duro esté lleno puede repercutir gravemente en el rendimiento del sistema; por lo que, si andas escaso de espacio, es recomendable realizar una copia de seguridad del disco viejo y cambiarlo por uno nuevo.

Desinstala programas que no utilices

Con solo echar un rápido vistazo al Panel de control de tu PC, puedes identificar y eliminar rápidamente los programas que apenas utilizas. Analiza con lupa la lista y desinstala los programas que utilices a menudo. Pero recuerda tener cuidado al desinstalar programas con los que no estés familiarizado. Muchos ordenadores vienen con software y archivos preinstalados, pero si identificas cuáles ya no sirven para nada, puedes liberar espacio y mejorar el rendimiento. Es importante que desinstales el software de forma correcta, ya que si solo eliminas una carpeta o acceso directo dejaras muchos archivos no deseados en el ordenador.

Actualiza el software antivirus

En ocasiones, el software encargado de proteger el sistema puede ser el que lo ralentice. En los últimos años, los proveedores de soluciones de antivirus se han centrado en la velocidad de su oferta, pero el rendimiento puede verse afectado si un ordenador ejecuta una versión más antigua.

Los escaneos de sistema y malware pueden empeorar el rendimiento del ordenador, especialmente si tenemos en cuenta que analizan cientos de miles de archivos, carpetas y otros datos. Asegúrate de que solo se ejecute un programa antivirus simultáneamente en un dispositivo, y analiza qué programas ejecuta un mayor número de procesos de fondo.

Vuelve a instalar Windows

Cuando nada de lo demás funciona, puedes recurrir a volver a instalar Windows. Esto solo se debe hacer como último recurso para salvar un ordenador lento, ya que resulta una tarea tediosa y larga. Si decides aventurarte por este camino, asegúrate de tener (al menos) una copia de seguridad de tus datos, ya que se volverá a formatear el disco duro durante la instalación.

El blog Gadgetwise del New York Times también ha ofrecido a los usuarios informáticos algunas medidas simples para mejorar el rendimiento de sus PC. Además de lo indicado anteriormente, el New York Times menciona que reducir o eliminar el historial web de un dispositivo y deshabilitar los complementos al navegar por Internet también aceleran el rendimiento. Si vacías la caché y eliminas las cookies se reducirá inicialmente la velocidad de navegación por Internet, pero es una buena idea para algunos ordenadores que tienen configurada una gran cantidad de memoria caché y esta nunca se ha borrado. También es una buena idea asegurarse de que el sistema operativo y todos los programas están actualizados.

Productos relacionados