Guía para padres sobre cómo encontrar el mejor portátil para la universidad

Tu hijo se va a la universidad, ¡felicidades! Seguramente, ya está pensando en la lista de cosas que necesitará cuando esté fuera de casa: Comida, ropa, artículos esenciales para el dormitorio (sí, los osos de peluche de la infancia cuentan), etc. Antes de que te dejes llevar por tu IKEA o Costco más cercano, no olvides el artículo más importante de todos: un ordenador portátil.

Tanto si se trata de actualizar su antiguo ordenador del instituto como de comprar su primer portátil para estudiantes, la elección del más adecuado puede marcar una gran diferencia en la experiencia educativa. El portátil de un estudiante puede ser la herramienta más importante de su kit de supervivencia para la universidad, ya que necesita la capacidad de realizar investigaciones en línea, colaborar con sus compañeros y crear proyectos multimedia, por no mencionar todas las opciones de ocio que tiene.

¿Qué debe buscar en un portátil para estudiantes?

Con todas las opciones que existen, puede ser difícil saber qué características son imprescindibles y cuáles son buenas. Lo hemos desglosado todo en siete temas clave, para que puedas aprobar el examen de "Mejor portátil para un estudiante universitario". (Es broma, no hay examen).

1. Potencia

En lo que respecta a los PC, la cantidad de potencia de cálculo que tiene una máquina está relacionada con lo que es capaz de hacer (es decir, ejecutar un software específico, manejar varias tareas simultáneamente), y con la rapidez con la que puede hacerlo. La CPU (Unidad Central de Procesamiento) -o simplemente, "el procesador"- es el componente interno que da la potencia a un portátil. Si alguna vez has escuchado palabras de moda como "Intel Inside", "dual-cores" o "Core i7", todas ellas se refieren a las CPU. Aunque hay otras consideraciones, como la cantidad de memoria integrada o el uso de SSD (unidades de estado sólido), en general, la velocidad de la CPU es el factor más importante cuando se trata de la potencia. Cuanto más rápida sea la CPU, o cuanto más alto sea el GHz, más caro puede ser. Al igual que cuando se conduce un coche deportivo rápido o un monovolumen, definitivamente se nota la diferencia.

Por supuesto, a veces un monovolumen es lo suficientemente rápido para tus necesidades, por lo que gastar más para comprar un coche deportivo no tiene sentido. Lo mismo ocurre con los ordenadores portátiles. Algunos estudiantes sólo necesitan navegar por Internet, ver algún que otro vídeo de YouTube, crear documentos y hacer videollamadas por Skype con sus familiares y amigos en casa. Para estos estudiantes, un portátil barato con un procesador Intel Core i3 o equivalente es suficientemente potente.

Por otro lado, si es tan probable que tu estudiante se encuentre metido hasta el cuello en un juego multijugador online como Fortnite u Overwatch, como que esté trabajando en su tesis doctoral de física, probablemente deberías buscar un portátil que pueda seguir el ritmo. Un portátil con el último procesador Intel Core i9 de 10ª generación es una máquina realmente feroz que debería ser más que un partido para lo que su hijo lanza en él. También debemos señalar que los gráficos discretos (un procesador adicional dentro del portátil que sólo se encarga de lo que se ve en la pantalla) se están convirtiendo rápidamente en algo tan importante como la CPU. Los gráficos discretos comparten la carga informática con el procesador principal, lo que hace que toda la máquina sea más rápida cuando se trata de juegos, edición de vídeo o cualquier otra actividad que requiera muchos gráficos.

En cuanto a la potencia, echa un vistazo a los IdeaPad de Lenovo: estos portátiles son asequibles y cuentan con los últimos procesadores para una amplia potencia que te permitirá hacer frente a todo lo que te proponga tu profesor.

2. Durabilidad

El portátil de tu estudiante va a tener que sobrevivir a unas condiciones bastante duras. A diferencia de los portátiles que se utilizan principalmente para los negocios, la máquina de su hijo va a ir con ellos a todas partes y se utilizará para casi todo. ¿Aula? Por supuesto. ¿En el dormitorio? Sin duda. Pero también en todos los lugares intermedios, desde el césped de la universidad hasta el Starbucks local, pasando por los estrechos asientos de un autobús universitario, y probablemente algunos lugares en los que ni siquiera hemos pensado. Necesitarán un portátil que resista algo más que el tecleo ocasional, por lo que la durabilidad del portátil es una consideración tan importante.

A la hora de comprar un portátil para estudiantes, mira más allá de las especificaciones y las listas de características y considera cómo está construido. ¿La bisagra va a ser lo suficientemente duradera como para soportar la apertura y el cierre constantes? Si es un 2 en 1, ¿podrá esa bisagra soportar el portátil en varias posiciones sin aflojarse? ¿El teclado se siente robusto o hace ruido cuando se escribe en él? Si abres la pantalla por el borde frontal, ¿se flexiona o es firme? Todas estas son áreas de debilidad potencial, y un portátil mal fabricado experimentará un fallo en una o más de ellas, mucho antes de que los componentes internos queden obsoletos.

Si la durabilidad es un aspecto clave para usted, le interesará saber que nuestra línea de portátiles ThinkPad se somete a pruebas de grado militar y puede resistir con creces lo peor que la universidad pueda lanzarle a su estudiante.

3. Peso y portabilidad

Puede haber una diferencia sustancial en el peso de los portátiles, desde menos de dos libras, hasta más de 17 libras. A la hora de elegir un portátil para el estudiante, el objetivo debe ser encontrar la máquina más ligera que siga satisfaciendo sus necesidades. Esto puede parecer bastante sencillo, pero las cosas se complican un poco más cuando se empiezan a tener en cuenta aspectos como la duración de la batería, el tamaño de la pantalla, el factor de forma y el rendimiento.

He aquí algunas pautas generales a tener en cuenta:

Más grande es más grande. No hace falta decir que cuanto más grande sea la pantalla del portátil, más pesado será éste. Hay algunas excepciones a esta regla, pero en general, si coges dos portátiles de potencia equivalente con características equivalentes, el que tenga la pantalla más grande pesará más. A veces, la compensación merece la pena, sobre todo si tu alumno espera que su portátil sustituya todas las funciones de un ordenador de sobremesa.

Cuanto más potente sea una máquina -por ejemplo, un portátil diseñado para jugar-, mayor será su demanda de electricidad y, por tanto, mayor será su batería. Así, un portátil de 15 pulgadas para juegos pesará más que un modelo de 15 pulgadas diseñado para una informática más informal.

Un mayor almacenamiento también implica más peso. Los discos duros giratorios pueden almacenar muchos más datos que las unidades SSD y también cuestan mucho menos, pero estos discos duros también pesan más. Si realmente quieres perder algunos kilos, tendrás que renunciar al almacenamiento interno. Siempre se puede complementar con una unidad USB externa para añadir más almacenamiento, por lo que nunca estará completamente atascado si necesita más espacio. Echa un vistazo a otros de los mejores accesorios informáticos para estudiantes.

Sin embargo, si lo que buscas es una opción realmente ligera para la portabilidad, echa un vistazo a los Chromebooks de Lenovo.

4. Duración de la batería

No importa lo bueno que sea tu portátil si se queda sin energía cuando más lo necesitas. Por eso, la duración de la batería es una de las principales consideraciones en los portátiles para estudiantes.

Aunque la duración de la batería mejora a medida que avanza la tecnología, no todos los portátiles pueden funcionar todo el día con una sola carga. Cuanto más potente sea su máquina, más grande sea la pantalla, más grande sea el disco duro y más puertos tenga, mayor será el agotamiento de sus baterías. Utilizar un portátil para actividades de alto rendimiento, como juegos en línea o aplicaciones de ingeniería, reducirá aún más la duración de la batería.

Al igual que con el peso de un portátil, el objetivo es maximizar la duración de la batería teniendo en cuenta lo que el estudiante necesita más de su ordenador. Si resulta que lo que más valora tu hijo es poder estar desconectado, tenemos buenas noticias: Hay muchos portátiles que pueden ofrecer este nivel de independencia eléctrica y seguir proporcionando el tipo de potencia informática que necesitan, como la serie ThinkPad T.

5. Funcionalidad 2 en 1

Si ha estado posponiendo la decisión de comprar un nuevo portátil para su estudiante porque no está seguro de si necesitará también una tableta, es el momento de echar un vistazo a los portátiles 2 en 1. Estas máquinas son relativamente nuevas en el mercado de los portátiles, pero están ganando rápidamente en popularidad, gracias a su capacidad única de combinar las mejores características de un portátil tradicional y de una tableta en un solo dispositivo. Cuando está sentado en una superficie con la pantalla en ángulo, un 2 en 1 parece y funciona como un portátil normal. Si le das la vuelta a la pantalla por su bisagra de 360 grados, se convierte en una tableta con pantalla táctil por la que puedes navegar con el dedo o con un lápiz óptico.

Los portátiles 2 en 1 son ideales para los estudiantes que prefieren tomar notas a mano o que necesitan hacer bocetos. Si tu alumno está matriculado en un programa de arte, las ventajas de un 2 en 1 son obvias, pero cada vez más programas de ciencias aplicadas como arquitectura e ingeniería mecánica pueden aprovechar también las funciones de las tabletas de un 2 en 1.

Si necesita un 2 en 1, no busque más que los ordenadores Lenovo Yoga para obtener lo mejor de ambos mundos.

6. Compatibilidad con Windows 10

Comprar un ordenador portátil con Windows 10 significa que estarás ejecutando el sistema operativo más potente del mundo, con cientos de miles de aplicaciones al alcance de tu mano. El sistema operativo está diseñado para ofrecer velocidad, seguridad y facilidad de uso, lo que significa que obtendrá la mejor experiencia de usuario. Windows 10 también incluye funciones de pantalla táctil para los portátiles equipados con esas pantallas.

Con opciones que van desde máquinas a buen precio hasta sistemas para juegos de gama alta, hay un portátil Lenovo con Windows 10 para cada presupuesto y necesidad. Y con más de la mitad de los ordenadores de todo el mundo con Windows 10, nunca tendrás problemas para encontrar el software que se ajuste a tus necesidades.

7. Preparado para el aprendizaje a distancia

La instrucción en línea ha ido creciendo en popularidad en los últimos años a medida que los estudiantes se esfuerzan por incorporar el aula a sus ajetreadas vidas, y todo el mundo recibió un golpe inesperado en la primavera de 2020 cuando las universidades de todo el país pasaron a un formato exclusivamente en línea. Es difícil predecir cómo se impartirá la enseñanza en el futuro, pero contar con el equipo adecuado puede facilitar el aprendizaje a distancia. Tanto si los estudiantes optan por las clases en línea por comodidad como por necesidad, es importante tener un portátil que esté a la altura.

Además de la capacidad de manejar las tareas informáticas básicas, los portátiles deben ser capaces de manejar todos los accesorios necesarios para la educación a distancia, como cámaras web, impresoras, altavoces, auriculares, etc.

Sabemos que elegir un portátil para tu estudiante universitario puede ser casi tan estresante como elegir una universidad. Pero que no cunda el pánico... sólo tienes que seguir las siete áreas que hemos descrito anteriormente y hablar con tu estudiante sobre las características que más va a utilizar. Tanto si se decide por un auténtico portátil para juegos que combine el trabajo serio con el juego serio, como por un modelo que favorezca la portabilidad frente a la potencia, tenemos un portátil Lenovo que irá allá donde los estudios de su estudiante le lleven, y más allá.

Productos relacionados