Lenovo Laptop Y40

¿Es seguro comprar un ordenador de escritorio o portátil de segunda mano?

En una palabra, no. Aunque muchos han encontrado ordenadores usados económicos que funcionan bien, el mundo de los ordenadores de escritorio o portátiles usados es complicado. La gente solo busca un buen precio que suele acabar siendo una pérdida de dinero.

Los bajos precios iniciales de la compra de un portátil de segunda mano atraen a los clientes. Pero, sin embargo, se exageran los ahorros. Los vendedores de ordenadores usados comparan el precio de un producto con su valor de venta inicial, no con el precio de venta recomendado, por lo que inflan el beneficio. Además, los costes de mantenimiento y la posible sustitución posterior hacen que el valor real de la compra de un ordenador usado sea mucho menor de lo que los vendedores hacen creer al cliente.

Los vendedores de ordenadores de segunda mano suelen ofrecer garantías que pueden provocar una falsa sensación de seguridad entre los clientes. Como norma general, si la garantía del fabricante ha caducado, la nueva garantía es probablemente menos que fiable. Los vendedores que ofrecen garantías a veces no cuentan con los recursos y la infraestructura necesarios para ofrecer la asistencia técnica que el cliente necesita frente a un problema informático.

Recuerda que los ordenadores de segunda mano se han vendido por algún motivo. En ocasiones, el motivo puede ser que el antiguo propietario quería comprar uno mejor, pero esta mentalidad es menos frecuente en el caso de los ordenadores que en el de los coches. El ordenador puede ir lento, estar infectado con un virus o tener una pieza dañada y no podrás saberlo hasta que sea demasiado tarde. Comprar un ordenador de escritorio o PC portátil usado es una ruleta rusa en lo que respecta a la seguridad informática.

¿Cuáles son los peligros de comprar un ordenador de escritorio o portátil de segunda mano?

Muchos vendedores de ordenadores venden PC portátiles "restaurados" que originalmente se enviaron con algún tipo de defecto. Si los compras dentro de la garantía del fabricante, se reducen las posibilidades de que acabes con un producto que sigue siendo defectuoso. Aun menores son las posibilidades de que no puedas recuperar tu dinero en el caso de que ocurra. Sin embargo, ten cuidado cuando compres portátiles restaurados a terceros. Sus garantías son menos fiables y suelen dejar al cliente con un producto inferior y sin compensación o ayuda.

Si el portátil no está restaurado, sino simplemente usado, sigue el mismo consejo. Si puedes comprar un portátil de segunda mano a un fabricante, son bastante reducidas las posibilidades de que te infecte un virus o no pueda suportar tu uso. Si está dentro de la garantía del fabricante, tienes a toda una organización de expertos de servicio de atención al cliente a tu disposición para que te ayude con las cuestiones de mantenimiento. Sin embargo, si los portátiles los vende un tercero, te pueden esperar un montón de problemas con pocas esperanzas de que se solucionen.

La duración de la batería se puede acortar o desaparecer prácticamente. El ordenador puede estar infectado con malware o spyware. Otros problemas pueden ser que el ordenador tenga poca o ninguna memoria. También puede estar dañado el hardware del ordenador. En ocasiones, la pantalla puede funciona mal.

Son solamente problemas básicos. Los clientes que compran portátiles usados han informado de problemas extraños, como mayor sensibilidad a los cambios de temperatura, sonidos raros procedentes del portátil y congelación de la imagen. A veces, ha habido problemas con los puertos USB y las unidades de CD/DVD.

Pero, lo realmente importante es que si compras un portátil usado a un tercero, puedes contar con asistencia técnica inferior o nula al tratar estos problemas.

¿Qué debo buscar cuando compro un ordenador de escritorio o portátil de segunda mano?

Lo primero y más importante, busca de quién es la garantía (si realmente se ofrece un paquete de garantía). Si no tiene garantía, no compres el ordenador. Si la garantía es de un vendedor tercero, presta mucha atención a las especificaciones de la cobertura. O, aun mejor, no lo compres. Los vendedores terceros no suelen tener la experiencia y los recursos necesarios para que su cobertura sea útil. Esto ha creado en muchos compradores el falso sentido de seguridad.

Si la garantía es del fabricante, también debes conocer las especificaciones de la garantía. Pero los fabricantes pueden llegar a donde los vendedores terceros no pueden.

Si no compras el portátil por Internet y puedes verlo en persona, comprueba todo lo que puedas. Examina la pantalla (una de las partes más caras del portátil), el teclado, los puertos USB, la unidad CD/DVD, la entrada y salida de audio, el puerto Ethernet, así como la duración y la accesibilidad de la batería. Las baterías suelen ser lo primero que necesita cambiarse en los portátiles usados y, si no puedes acceder a la batería, no puedes cambiarla.

A menudo, es difícil conocer el historial de usuarios del portátil, y aun más difícil verificarla. Si decides comprar un portátil usado, puede resultarte muy útil hacer que un técnico informático o un experto realicen un escaneo de diagnóstico completo en el ordenador inmediatamente después de comprarlo. Un profesional puede ver cosas que tú no puedes ver.

¿Es mejor que compre un ordenador de escritorio o portátil nuevo?

Normalmente sí. Con tantas opciones asequibles de fabricantes de primera, como Lenovo, el riesgo que corres al comprar un portátil usado suele ser demasiado elevado como para justificar su compra. Con un portátil nuevo, además de recibir un equipo nuevo, recibes servicio y asistencia técnica como parte de la garantía que lo acompaña.

La compra de un portátil de segunda mano no solo causa dolores de cabeza. Puede que incluso acabe siendo económicamente inviable. Los costes de mantenimiento y reparación en los que puede incurrir por virus, malware, spyware y errores en el hardware pueden sumarse a la compra rápidamente. Además, dado que un portátil usado tiene una vida útil menor, tendrás que pagar la compra de uno nuevo antes.

Si consideras los beneficios de comprar un portátil nuevo frente a los riesgos de comprar un portátil usado, probablemente descubras que es mejor comprar un ordenador de sobremesa o portátil nuevo.

Productos relacionados