5 soluciones sencillas para acelerar tu portátil

Abrir un portátil nuevo, sacarlo de la caja y arrancarlo por primera vez: no hay nada parecido. Se enciende más rápido de lo que jamás hayas imaginado, y desde la primera vez que inicias el navegador, pruebas tus programas favoritos, ves un DVD, todo sucede a la velocidad del rayo. Se mantiene así durante un tiempo, pero con el tiempo, todo parece que se ha ralentizado.

Ya sea por el uso excesivo o por la degradación natural, esa experiencia inicial al sacarlo de la caja se convierte en un recuerdo lejano, pero no tiene por qué ser así. Hay muchas soluciones rápidas que incluso los usuarios novatos de ordenadores pueden hacer para que sus viejos PCs funcionen más rápidamente y sin problemas, como solían hacerlo.

Limpiar el polvo

Las pequeñas motas de polvo no suelen tener un gran efecto en el rendimiento del sistema, pero incluso en el hogar o la oficina más limpios, el polvo se acumula en los ventiladores y las rejillas de ventilación del ordenador portátil. Esto puede afectar a las personas con alergias, así como afectar seriamente al rendimiento y al ciclo de vida de un sistema. Las tarjetas de vídeo desprenden mucho calor, sobre todo cuando se ve una película o se juega a un juego, y al acumularse este polvo, afecta a la capacidad del ordenador para refrigerarse. Imagine que conduce un coche sin aceite por el desierto.

Cuando un ordenador ya no puede enfriarse, puede provocar un apagado forzado. Al limpiar el polvo de las rejillas de ventilación con un cepillo o una lata de aire comprimido, el sistema de refrigeración del ordenador volverá a hacer su trabajo. Abra un ordenador portátil viejo y sorpréndase de la cantidad de polvo que se ha acumulado en su interior con el paso del tiempo.

Compruebe la memoria RAM y el disco duro

La edad puede tener un efecto adverso en el hardware, pero los usuarios pueden comprobar el rendimiento con la ayuda de prácticas herramientas de monitorización que identifican si un error de configuración o un simple deterioro son los culpables de un bajón en el rendimiento del portátil. Se recomienda realizar algunas de estas pruebas antes de actualizar o presentar una reclamación de garantía al fabricante del dispositivo. Si se identifica la RAM o el disco duro como origen del problema, ambos pueden ser reparados por alguien familiarizado con los componentes de hardware por un precio relativamente bajo (comparado con el precio de una máquina nueva). Además, un disco duro lleno puede afectar seriamente al rendimiento del sistema, por lo que si se está quedando sin espacio, es aconsejable hacer una copia de seguridad del disco antiguo y cambiarlo por uno nuevo.

Desinstalar programas inútiles

Si echa un vistazo al Panel de Control del PC, podrá identificar y eliminar rápidamente cualquier programa de software que se utilice con poca frecuencia. Revise esta lista con un peine de dientes finos, desinstalando cualquier programa que no utilice a menudo, pero recordando tener precaución al desinstalar programas que pueden ser desconocidos. Muchos ordenadores vienen con software y archivos preinstalados, pero identificar cuáles de ellos ya no sirven para nada puede liberar algo de espacio de almacenamiento y aumentar el rendimiento. Es importante desinstalar el software correctamente, ya que la mera eliminación de una carpeta o un acceso directo deja archivos no deseados en el ordenador.

Actualizar el software antivirus

A veces, el mismo software encargado de proteger un sistema puede ser el que lo ralentice. Los proveedores de soluciones antivirus se han centrado en la velocidad de sus ofertas en los últimos años, pero el rendimiento puede verse afectado si un ordenador está ejecutando una versión antigua.

Los análisis del sistema y del malware pueden mermar el rendimiento de un ordenador, sobre todo teniendo en cuenta que analizan cientos de miles de archivos, carpetas y otra información. Asegúrate de que sólo se ejecuta un programa antivirus en un equipo a la vez, e investiga qué programas ejecutan un gran número de procesos en segundo plano.

Reinstalar Windows

Cuando todo lo demás falla, se puede recurrir a la reinstalación de Windows. Esto sólo debería usarse como un último esfuerzo para salvar un ordenador de rendimiento lento, ya que puede ser tedioso y llevar mucho tiempo. Si decides aventurarte por este camino, asegúrate de tener (al menos una) copia de seguridad de tus datos, ya que el disco duro puede reformatearse durante la instalación.

El blog Gadgetwise del New York Times también ha ofrecido a los usuarios de ordenadores algunos sencillos consejos para mejorar el rendimiento de sus equipos. Además de los destacados anteriormente, el Times menciona que reducir o eliminar el historial web de un dispositivo y desactivar los complementos cuando se navega por Internet también puede acelerar el rendimiento. Vaciar la caché y borrar las cookies disminuirá inicialmente la velocidad de navegación por Internet, pero es una buena idea, ya que algunos equipos tienen el tamaño de la caché configurado para ser grande y nunca se ha limpiado. Asegurarse de que el sistema operativo y todos los programas están actualizados también es una buena idea.

Productos relacionados