¿Debes construir o comprar un PC para juegos?

Los jugadores serios saben lo importante que es su equipo cuando se trata de vencer a la competencia. Si busca en Internet accesorios para juegos, encontrará páginas y páginas de resultados de todo tipo, desde tarjetas gráficas de alta gama hasta sillas ergonómicas para juegos.

Si escuchas cualquier conversación entre jugadores, es probable que la discusión incluya temas como los núcleos, el overclocking, las GPU y la velocidad de fotogramas.

También existe la posibilidad de que la conversación derive hacia uno de los mayores debates en el mundo de los juegos: ¿Debería comprar un ordenador de juego estándar o construir uno propio?

Por desgracia, no hay una respuesta sencilla. La elección depende de factores como los tipos de juegos a los que te gusta jugar, tu nivel de comodidad a la hora de manipular componentes informáticos delicados y, por supuesto, la cantidad de dinero que tienes para gastar.

Ventajas de la construcción

Los jugadores pueden ser extremadamente dedicados a su afición, así que no es de extrañar que muchos opten por construir su propio equipo de juego. Hacerlo les permite personalizar su configuración para que se ajuste a sus necesidades exactas, y hay una cierta cantidad de orgullo y derechos de fanfarronería que vienen con la derrota de un ejército alienígena con las herramientas que usted construyó.

En concreto, construir tu propio equipo ofrece una serie de ventajas sobre la compra de un equipo prefabricado. Entre ellas:

  • Ahorro de costes: en algunos casos, construir tu propio ordenador para juegos puede ser más barato que comprar una máquina prefabricada, sobre todo cuando se trata de utilizar componentes de muy alta gama. Las máquinas prefabricadas de gama alta a veces tienen un alto precio que puede hacer que sean más caras que construir una máquina comparable desde cero.
  • Personalización - Construir tu propia máquina te permite seleccionar los componentes que se ajustan a tus necesidades y deseos específicos. Algunos juegos tienen requisitos diferentes en cuanto a procesadores y tarjetas gráficas que otros, así que si te centras en un juego concreto puedes construir una máquina diseñada específicamente para ese cometido.
  • Facilidad de actualización: las máquinas prefabricadas están a veces limitadas a la hora de actualizar diversos componentes. Si un componente concreto ya no satisface sus necesidades, cambiarlo puede ser una tarea relativamente fácil. Además, los conocimientos que adquiera al construir su propia máquina le ayudarán a realizar esas actualizaciones. Y si hay un problema, puedes arreglarlo tú mismo en lugar de tener que llevar tu equipo a la tienda de informática local.
  • Habilidades que valen la pena - Los ordenadores son una parte integral de nuestras vidas, y eso no va a cambiar. Por eso, el soporte y la reparación de ordenadores se ha convertido en un gran negocio. Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., el salario medio de los especialistas en soporte informático es de 54.760 euros al año y se espera que este campo crezca mucho más rápido que el mercado laboral en su conjunto. Las habilidades que se aprenden construyendo un PC propio pueden ser la base de una lucrativa carrera.

Ventajas de la compra

Aunque construir tu propio PC para juegos tiene ciertamente sus ventajas, hay muchos casos en los que es preferible comprar una máquina preconstruida. Por ejemplo:

  • Ahorro de costes: aunque hay situaciones en las que es más barato construir, hay muchas otras en las que es más barato comprar. Esto es especialmente cierto cuando se trata de PCs para juegos de nivel medio. Los fabricantes de ordenadores compran miles de componentes, lo que les permite ahorrar mucho dinero. Además, los fabricantes suelen hacer rebajas que pueden hacer que comprar una máquina preconstruida sea mucho más barato que construirla.
  • Compatibilidad garantizada: cuando se construye un ordenador desde cero, a veces surgen problemas de compatibilidad. Un componente puede no funcionar bien con otro, causando problemas de rendimiento o inestabilidad del sistema. Esos problemas no son un factor con una máquina preconstruida porque el fabricante ya ha realizado pruebas exhaustivas para garantizar que los componentes funcionen bien juntos.
  • Garantías y asistencia técnica: seamos sinceros: Muchos de nosotros simplemente no tenemos el tiempo, las habilidades o el deseo de trabajar en nuestros propios ordenadores. De vez en cuando surgen problemas que están más allá de las habilidades de muchos constructores dedicados. Con una máquina preconstruida, el soporte técnico está a una llamada telefónica o a un correo electrónico de distancia. Y si el problema no puede resolverse por teléfono o un componente se estropea, la mayoría de los fabricantes de renombre ofrecen garantías que cubren la reparación o la sustitución.
  • Software suministrado - A menudo se pasa por alto en el debate entre construir y comprar el coste del sistema operativo y de cualquier software adicional. Un PC prefabricado suele venir precargado con el sistema operativo y una serie de otros programas, mientras que tendrás que comprar ese software por separado cuando lo construyas. El coste de Windows 10 por sí solo puede superar los 100 euros, y si se añaden los demás paquetes que pueden venir con una máquina preconstruida, el total puede ascender a 500 euros o más.

Desglose de los costes de construcción

Una vez más, una de las consideraciones más importantes a la hora de decidir si construir o comprar es la cantidad de dinero que hay que gastar. Consideremos algunos escenarios que pueden ayudar a tomar una decisión.

En el caso de un equipo de juegos de nivel medio, he aquí una lista de los componentes que necesitarás y su coste habitual:

  • CPU- Las CPUs de nivel medio suelen rondar los 150 euros.
  • Placa base - Esto costará unos 125 euros.
  • Tarjeta gráfica - Aquí es donde entra el dinero de verdad. Una tarjeta gráfica de nivel medio adecuada para los juegos te costará unos 400 euros.
  • Memoria - Necesitarás al menos 8MB para una máquina de nivel medio. Esto costará unos 50 euros, dependiendo de la fuente.
  • Almacenamiento - Una unidad de estado sólido es la mejor opción para los juegos. Prepárate para gastar al menos 150 euros.
  • Fuente de alimentación - No es la parte más emocionante del proyecto, pero no es un lugar donde quieres escatimar. Una fuente de alimentación fiable costará unos 125 euros.
  • Carcasa: los jugadores se enorgullecen de sus equipos y a menudo desean una carcasa que muestre los componentes de su interior. Una caja elegante con iluminación y paneles transparentes costará al menos 100 euros, si no mucho más.
  • Adaptador lan inalámbrico - 25 euros
  • Sistema operativo- Como se mencionó anteriormente, usted está buscando en $ 100 o más para una copia independiente de Windows 10 Home.
  • Ratón y teclado: espere gastar un mínimo de 100 euros por un ratón y un teclado de calidad diseñados para jugar.

Tenga en cuenta que los precios mencionados anteriormente son cifras aproximadas que pueden cambiar a diario, pero la suma de los mismos hace que el total de un proyecto de construcción sea de unos 1.100 euros. Ten en cuenta también que la cifra excluye el soporte.

Compáralo con el Gaming Cube C730 de Lenovo, que está disponible con un procesador Intel® Core™ i9-9900K de 9ª generación (3,60 GHz, hasta 5,0 GHz con Turbo Boost, 8 núcleos, 16 hilos, 16 MB de caché), hasta 32 GB de memoria DDR4 a 2666 MHz y opciones para una tarjeta gráfica NVIDIA® GeForce® RTX™ 2080 de 8 GB. De nuevo, el precio puede variar, pero el coste del C730 es comparable al de una máquina de construcción propia, con la ventaja añadida de un año de garantía.

Obviamente, cualquier máquina que construyas será un modelo de sobremesa. Si deseas la portabilidad, una máquina de juegos portátil es un requisito. El portátil IdeaPad Gaming 3i de Lenovo cuenta con un procesador Intel® Core™ i5-10300H de 10ª generación (2,50 GHz, hasta 4,50 GHz con Turbo Boost, 4 núcleos, 8 hilos, 8 MB de caché), 8 GB de memoria DDR4 a 2933 MHz y una NVIDIA® GeForce® GTX 1650 de 4 GB. Todo eso y más por un precio que es más de 300 euros inferior al de una máquina comparable de fabricación propia.

Si lo que buscas es un equipo de gama alta (y el precio no es un problema), es fácil gastar 1.000 euros o más en una tarjeta gráfica, 500 euros en un procesador y 150 euros en 32 GB de memoria. Si se incluye una unidad óptica, un adaptador lan, almacenamiento ampliado y refrigeración líquida, el precio del modelo de construcción propia puede ascender fácilmente a varios miles de euros.

Compáralo con la torre para juegos Legion T730 de Lenovo, con su procesador Intel® Core™ i9-9900K de 9ª generación con vPro™ (3,60 GHz, hasta 5,0 GHz con Turbo Boost, 8 núcleos, 16 hilos, 16 MB de caché), 32 GB de memoria DDR4 a 2666 MHz, 2 TB de disco duro a 7200 RPM + 1 TB de almacenamiento SSD PCIe y la tarjeta gráfica NVIDIA® GeForce® RTX™ 2080 Super 8GB. El Legion T730 también viene con Windows 10 Pro instalado.

El resultado final

En última instancia, la decisión de construir o comprar dependerá en gran medida de sus necesidades, habilidades y deseos específicos. Si quieres encargarte tú mismo del proyecto, no dudes en hacerlo.

Pero si prefiere la seguridad y la fiabilidad de un ordenador prefabricado, así como la garantía y el soporte que ofrece dicha compra, vea lo que ofrece Lenovo.

Productos relacionados