Mi notebook anda lenta: 5 tips para acelerarla al instante

Abrir una notebook portátil nueva, sacarla de la caja y encenderla por primera vez: no hay nada que se compare con esto. Se enciende más rápidamente que cualquier otra cosa que hubieras imaginado, y por primera vez abrís tu buscador, probás tus programas favoritos, mirás videos, todo sucede a la velocidad de la luz. Se mantiene así por un tiempo pero con el uso, todo parece lentificarse un poco. Entonces surge la pregunta: “¡Mi notebook anda lenta! ¿Qué hago?”.

Ya sea por exceso de uso o por degradación natural, esa experiencia inicial apenas la sacás de la caja se convierte en un recuerdo lejano, aunque no tiene por qué ser así. Hay muchos arreglos rápidos que incluso los usuarios principiantes pueden realizar para que su vieja notebook funcione más rápido y fluido, como solía hacerlo.

Acá te compartimos 5 tips para acelerar tu notebook

1. Limpiar el polvo

El polvo es uno de los enemigos silenciosos de cualquier dispositivo electrónico. Puede parecer inofensivo, pero su acumulación en las ranuras de ventilación y en el interior de tu notebook puede tener consecuencias graves. Obstruye las salidas de aire, lo que provoca que el sistema de refrigeración de tu computadora trabaje más de lo necesario. Esto puede causar un sobrecalentamiento, lo que a su vez puede llevar a una disminución en el rendimiento y, en casos extremos, a daños permanentes en los componentes internos.

Para evitar estos problemas, es fundamental llevar a cabo una limpieza regular. Apagá tu notebook y desconectala de cualquier fuente de alimentación. Usá una lata de aire comprimido y dirigí el aire hacia las ranuras de ventilación, manteniendo una distancia prudente para evitar daños. El aire comprimido va a desalojar el polvo acumulado en estas áreas.

Si sos una persona con experiencia o te sentís cómodo con la idea, podés considerar abrir la parte trasera de tu notebook. Una vez abierta, accedé al ventilador y al disipador de calor. Estas son áreas críticas donde el polvo tiende a acumularse. Limpiá con cuidado, asegurándote de no dañar ningún componente. Una vez que hayas terminado, volvé a ensamblar tu notebook y encendela. Vas a notar una mejora en la eficiencia de la refrigeración y, por ende, en el rendimiento general de tu dispositivo.

Cuando alguien se pregunte cómo hacer para que mi notebook ande más rápido, ofrecele esta solución.

2. Revisa la RAM y el disco duro

La antigüedad puede tener un efecto adverso en el hardware pero los usuarios pueden revisar el rendimiento con la ayuda de útiles herramientas de monitoreo que pueden identificar si la culpa en la disminución del rendimiento puede ser de un error de configuración o de un simple deterioro.

Si te preguntás por qué tu notebook anda lenta, te recomendamos ejecutar algunas de estas pruebas antes de hacer un upgrade o de llevar un reclamo de garantía con el fabricante del equipo. Si la RAM o el disco duro son la fuente del problema, ambos pueden recibir servicio técnico de parte de alguien que esté familiarizado con los componentes de hardware, por un precio relativamente bajo (comparado con el precio de una máquina nueva).

Además, un disco duro completo puede impactar seriamente en el rendimiento del sistema, entonces si te estás quedando sin espacio, es aconsejable hacer un back up y cambiarlo por uno nuevo.

3. Desinstalar programas inútiles

Con mirar rápidamente el Panel de Control de la PC, podés identificar enseguida los programas que rara vez utilizas y eliminarlos para agilizar tu notebook. Revisá esta lista con mucho detalle, desinstalando los programas que no usas pero recordando que tienes que tener cuidado de no desinstalar programas que no te son familiares. Muchas computadoras vienen con software y archivos preinstalados, pero identificar cuáles son los que ya no sirven puede liberar espacio de almacenamiento y mejorar el rendimiento. Es importante desinstalar el software correctamente porque borrar una carpeta o un atajo deja archivos no deseados en tu computadora.

4. Actualizar el software antivirus

A veces el mismo software que tiene como tarea proteger al sistema puede ser el que provoca que funcione más lento. Los proveedores de soluciones antivirus se han concentrado en la velocidad de sus productos en los últimos años, pero el rendimiento se puede ver afectado si la computadora está ejecutando una versión vieja.

El escaneo del sistema y de malware puede afectar el rendimiento de una computadora, especialmente considerando que analizan cientos de miles de archivos, carpetas y demás información. Asegurate de que se esté ejecutando un solo programa antivirus en una máquina al mismo tiempo, e investigá cuáles son los programas que ejecutan mayor cantidad de procesos en segundo plano.

5. Reinstalar Windows

Cuando todo lo demás falla, podés recurrir a reinstalar Windows. Esto solo debe usarse como último recurso para salvar una computadora que funciona lenta, ya que puede ser muy tedioso y llevar mucho tiempo. Si decidís aventurarte a hacer esto, asegurate de tener al menos una copia de seguridad de tus datos, dado que el disco duro puede ser reformateado durante la instalación.

El blog Gadgetwise del New York Times también le ofrece a los usuarios informáticos algunos consejos para mejorar el rendimiento de sus máquinas. Además de los que indicamos anteriormente, el Times menciona que reduciendo o borrando el historial web del dispositivo y deshabilitando los agregados cuando navegas por internet, podés darle más velocidad a la notebook.

Vaciar el caché y borrar las cookies disminuirá al principio las velocidades de la búsqueda por internet, pero además es una buena idea porque algunas máquinas vienen con un caché enorme y nunca se vació. También es importante asegurarse de que el sistema operativo y todos los programas estén actualizados.

Es natural sentir un poco de frustración si tu notebook anda lenta. Sin embargo, con los consejos mencionados anteriormente, es posible recuperar la eficiencia y rapidez de tu dispositivo. Es esencial ser proactivo y realizar mantenimientos regulares para evitar que los problemas se acumulen.

Al tomar medidas simples como limpiar el polvo, revisar la RAM y el disco duro, desinstalar programas innecesarios, mantener actualizado el antivirus y, en casos extremos, reinstalar el sistema operativo, podés asegurarte de que tu notebook funcione al máximo de su capacidad. Así, la frase "mi notebook anda lenta" será solo un recuerdo del pasado.

Marcas comerciales: Lenovo, ThinkPad, ThinkCentre, ThinkStation y el logo de Lenovo son marcas registradas de Lenovo. Microsoft, Windows, Windows NT y el logotipo de Windows son marcas registradas de Microsoft Corporation. Ultrabook, Celeron, Celeron Inside, Core Inside, Intel, Intel Logo, Intel Atom, Intel Atom Inside, Intel Core, Intel Inside, Intel Inside Logo, Intel vPro, Itanium, Itanium Inside, Pentium, Pentium Inside, vPro Inside, Xeon, Xeon Phi, Xeon Inside y Intel Optane son marcas comerciales de la Corporación Intel o sus filiales en los Estados Unidos o en otros países.