Productivity Banner

5 hábitos que arruinan la productividad

¿Quieres sacar más partido de tu semana laboral y sentirte satisfecho todos los días?

Comprueba si estás bloqueado en alguno de los siguientes hábitos de trabajo que podrían estar matando tu productividad....

1. REUNIONES LOS DÍAS LUNES

Los lunes se han convertido en el día mundial de las reuniones. La gran mayoría de las personas tiene pánico a los lunes por esta razón; su primer día de regreso de un fin de semana está lleno de reuniones y se pasa contestando correos electrónicos en lugar de hacer el trabajo.

De lo que no nos damos cuenta es que en realidad los lunes son nuestro mejor día para ser productivos. Después de un fin de semana, tenemos una nueva motivación para nuestro trabajo y llegamos a nuestros desafíos con una nueva mirada.

  • LA SOLUCIÓN:  Intenta que los lunes no haya reuniones. ¿Cuánto podrías lograr si te dejaran solo? Trata de organizar esa típica reunión del lunes a la tarde del viernes para que todos puedan empezar a trabajar el lunes por la mañana.

2. CORREOS ELECTRÓNICOS POR LA MAÑANA

Casi todos los profesionales que conozco pasan todas las mañanas contestando correos electrónicos. Basta. Tu trabajo no es contestar emails, es hacer grandes cosas. El correo electrónico es particularmente devastador para el alma porque no suele ser una inversión gratificante para tu tiempo.

  • LA SOLUCIÓN: Siempre trato de hacer algo productivo con las primeras dos horas de mi día antes de contestar cualquier correo electrónico. Usar esas dos horas me ayuda a dar impulso a mis tareas, y me motiva volver a ellas lo antes posible. Prueba unos días en no contestar el correo electrónico hasta las 11 a.m., y observa qué pasa con tu productividad. Cualquier persona que necesite ponerse en contacto contigo quizás tenga otras maneras de hacerlo si es tan importante.

 

Thumbnail

 

3. PUERTAS ABIERTAS Y OFICINAS ABIERTAS

A veces la organización de tu trabajo puede favorecer la improductividad. Una organización de oficina abierta o una política de puertas abiertas pueden ocasionar interrupciones continuas. Es demasiado fácil asomarse y compartir el divertido gif que John publicó en el chat de la empresa o hablar de la frustración de su problema con alguien cercano.

  • LA SOLUCIÓN: Trata de programar horas fijas en tu día en las que cierras la puerta o te pones los auriculares en los oídos. Estos son signos universalmente conocidos para dejarte en paz.

4. PROGRAMAS DE ESCRITORIO ABIERTOS

Cuando trabajamos, normalmente dejamos los programas abiertos en segundo plano. El único problema es el flujo constante de notificaciones que se superponen a tu trabajo. Esto hace que sea imposible mantenerse concentrado. Descubrí que puedo pasar todo un día contestando correos electrónicos involuntariamente si dejo mi correo abierto.

  • LA SOLUCIÓN: Intenta cerrar tu correo electrónico completamente (o configurarlo en modo offline), y establece el chat de tu empresa en "no molestar". A continuación, revisa los nuevos mensajes y chats durante algunas horas específicas del día. Serás capaz de sobrevivir a todo como lo harías normalmente, pero en una fracción del tiempo.

5. EL PEQUEÑO ESPACIO DE TIEMPO

Uno de los mayores asesinos de un día productivo es cuando una situación es demasiado complicada, dejándote con un pequeño espacio de tiempo antes de que comience la siguiente obligación. Una ventana de 25 minutos es como la kriptonita para tu día. Veinticinco minutos no es tiempo suficiente para empezar algo significativo, y en su lugar, pasamos ese tiempo navegando por la Web.

  • LA SOLUCIÓN: Hice una lista de 20 cosas que quiero hacer cada semana y las desglosé por tiempo. Cosas como, actualizar una sola línea de texto en el sitio web, conseguir un nuevo cliente, o publicar algo nuevo en los medios de comunicación social. Siempre tengo un puñado de cosas significativas que puedo hacer sin importar el espacio de tiempo. Trata de hacer una lista de varias tareas que sean significativas, organízalas por tiempo y déjelas en tu escritorio. La próxima vez que tengas un breve espacio de tiempo en tu día, selecciona algunas tareas.

El secreto para tener una semana super-productiva es derrotar los malos hábitos que te roban la motivación y el tiempo. Prueba estos consejos y recupera el tiempo destinado a hacer grandes cosas.