Thinkshield Security
Asset Drive to a Successful Windows 10 Migration 1

Satisfactorias migraciones a Windows 10

CONVIERTE EL CAMBIO A WINDOWS 10 EN UN ÉXITO

Para una organización empresarial no es fácil migrar a un nuevo sistema operativo. Sin embargo, con la planificación y el socio adecuados, no tiene por qué haber problemas. 

Este documento técnico de Redmond Magazine te ofrece la información que necesitas para centrarte en los elementos clave para una migración correcta a Windows 10.

  • Disponibilidad de aplicaciones
  • Estado de configuración
  • Planificación de despliegue

La suave transición a Microsoft Windows 10 constituye una prioridad para la mayoría de las empresas, así como para los líderes de IT con la obligación de realizar dicha labor. Esto es verídico, sobre todo, en el caso de aquellos cuyas empresas aún trabajan con Windows 7, que llega al fin de su vida útil en 2020. A decir verdad, no es demasiado pronto para empezar a planificar el cambio, pues probar la compatibilidad de las aplicaciones puede durar hasta 18 meses, y la migración de todos los elementos más de dos años, dependiendo de la complejidad de la organización.  Muchas empresas ya han empezado: el 76 % de los clientes empresariales contaban con programas piloto de Windows 10 en progreso el año pasado, a pesar de que la verdadera adopción permanecía limitada.

Sin embargo, hay una serie de factores que debe agilizar la completa transición de las organizaciones a Windows 10. Además del fin de soporte para Windows 7, Windows 10 representa la última actualización importante del sistema operativo, que cuenta ya con unas décadas de antigüedad. En adelante, se ofrecerán como actualizaciones de servicio nuevas funciones y mejoras, entre las que se encuentran parches de seguridad y soluciones de errores. Además, los procesadores de 7.ª generación de Intel para sistemas de escritorio Kabi Lake funcionarán únicamente con Windows 10, y los fabricantes de hardware de PC se centrarán en gran medida en el sistema operativo de última generación de sus nuevos dispositivos.

Lo que los usuarios finales quieren de sus aplicaciones y dispositivos también está cambiando: para ellos, es más importante que nunca lograr mayor flexibilidad con las herramientas que usan, así como poder acceder fácilmente a las soluciones y personalizar sus experiencias con el fin de llevar a cabo su labor de una forma más eficiente. Se está solicitando a la IT que se adapte a todo ello, con todas las alteraciones que eso supone en los métodos convencionales de administración, control y protección de PC.  Al mismo tiempo, debe estar a la altura de las exigencias empresariales para adoptar rápidamente nuevas tecnologías a medida que los productos innovadores decrecen en el mercado más rápido que nunca.

Por naturaleza, Windows 10 trata muchas de estas dificultades con la adopción de atributos de servicio, implementación y recuperación automáticos. Microsoft ha dado un gran paso para permitir la transición de la IT desde su función (de larga tradición) de entrega de sistemas completamente configurados con aplicaciones previamente cargadas y que se encuentra bajo su control total, a una nueva posición, una en la que la función primordial sea permitir a los usuarios contar con acceso seguro a los datos, aplicaciones y herramientas que necesitan para el dispositivo que quieran utilizar en el lugar donde se encuentren trabajando.

Sin embargo, dado que Windows 10 admite el cambio de responsabilidades de IT, la mayoría de las tiendas de IT también se beneficiarán de los servicios que aumentan este nuevo modelo de computación. Los equipos de IT, después de todo, experimentarán algunos problemas a medida que vayan allanándose el camino hacia las pruebas de compatibilidad de las aplicaciones con el fin de garantizar unas evaluaciones de actualización perfecta y vulnerabilidad de software para reducir la susceptibilidad a las amenazas informáticas. Además, deberán determinar los métodos adecuados para dar soporte al aprovisionamiento y garantizar que los usuarios no infringen las normas, el cumplimiento ni cualquier otro requisito, y que se atienen a los estándares de la empresa. 

Si tenemos en cuenta que las entregas de futuras actualizaciones de SO son cada vez más frecuentes, estos no son los únicos retos.

PREPARACIÓN PARA LA MIGRACIÓN

Dados los drásticos cambios que acompañan a los despliegues de Windows 10, resulta fundamental que la IT se centre en la migración con una idea sólida de la disponibilidad y corrección de las aplicaciones, así como que elija las metodologías de configuración apropiadas con respecto a las imágenes y al aprovechamiento.

De hecho, la disponibilidad de las aplicaciones constituye una de las mayores dificultades (y oportunidades) que presenta el cambio a Windows 10. Aunque se supone que las aplicaciones que funcionan con Windows 7 lo hacen también con Windows 10, es posible que se deba recurrir a actualizaciones o parches para su corrección y, así, garantizar que no hay problemas en el nuevo sistema operativo.

Al mismo tiempo que la IT debe llevar a cabo complejas tareas con las que garantizar la compatibilidad, hay una posibilidad de aprovechar el proceso de disponibilidad de la aplicación para, finalmente, racionalizar la cartera empresarial de productos. ¿Cuántas aplicaciones existen ahí fuera? ¿Cuántas versiones diferentes de dichas aplicaciones hay instaladas? ¿Qué aplicaciones duplican las capacidades de otra aplicación? ¿Qué componente de todo este software es el que se está utilizando? ¿Qué debe retirarse, sustituirse o conservarse?

Cuando se trata de procesos de configuración, los clientes pueden tener ideas diferentes sobre lo que presenta la mejor manera para ellos de llevar Windows 10 a dispositivos nuevos y existentes. Muchos, por ejemplo, querrán un enfoque de IT más convencional, pero también añadir algunos componentes ágiles de Windows 10. Quizá quieran cambiar a Windows 10 mediante el uso inmediato de las herramientas e infraestructura existentes para la administración de dispositivos, así como aprovechando los procesos de aprovisionamiento de carga previa.  Windows 10 ofrece una manera simplificada para aplicar valores de configuración a los dispositivos mediante paquetes de aprovisionamiento que puedan abordar todo, desde la personalización del menú de inicio hasta la seguridad avanzada. Más tarde, es posible que clientes como estos quieran incorporar otros componentes ágiles de Windows 10, como administración de dispositivos móviles (MDM).

Otros querrán decantarse por un enfoque de IT ágil lo más moderno posible desde el principio. Su agenda vacía podría incluir la administración de dispositivos desde la nube, el uso de Azure Active Directory para la completa administración de identidades y la migración directa a MDM (sobre todo, si el negocio cuenta con un largo historial de usuarios remotos).

Es más, a medida que las empresas se preparan para usar Windows 10 con activos nuevos o existentes, se enfrentarán a una gran variedad de  consideraciones de configuración y opciones de despliegue. Las actualizaciones locales, por ejemplo, están concebidas para reducir la complejidad, ya que conservan todos los datos, ajustes, aplicaciones y controladores de forma automática desde el SO existente, pero es posible que surjan problemas de compatibilidad de las aplicaciones. El aprovisionamiento dinámico es un proceso de toque ligero que cierra las cargas previas de hardware para convertirlas en dispositivos gestionados por empresas, pero funciona mejor en las organizaciones que usan principalmente aplicaciones  basadas en la nube, computación basada en servidor o aplicaciones virtualizadas. De lo contrario, es posible que surjan preguntas sobre problemas como la entrega de aplicaciones convencionales a los usuarios. Además, las soluciones tradicionales siguen siendo válidas, pues reducen los problemas de Windows como servicio mientras todas las futuras actualizaciones se realizan en contexto, pero pueden consumir demasiado tiempo.

Los problemas de despliegue se extienden mucho más allá de los problemas técnicos; esto incluye cuestiones de recuperación de activos e imágenes, y llega, por ejemplo, hasta el sector de la preparación y comunicación de las partes interesadas.

EL CAMINO AL ÉXITO

Para tomar las decisiones adecuadas en estos casos, es posible que la IT deba ayudar más allá de lo que permite el propio modelo de Microsoft.  Lenovo Services está ahí para ofrecer la solución. Adopta las nuevas capacidades de Windows 10 y las nuevas funcionalidades de los componentes de la infraestructura ágil, pero también mejora los procesos de Microsoft y arregla algunos fallos existentes que podrían impedir que los usuarios realicen un despliegue completo de Windows 10.

Es fundamental garantizar que los clientes estén al tanto de la disponibilidad, configuración y despliegue de la aplicación, no necesariamente de una determinada, pues algunas de estas actividades no suelen tener lugar dentro de las organizaciones, así que el personal de IT, por lo general, no tiene gran experiencia con ellas. Lenovo ayuda a preparar el terreno mediante presentaciones en reuniones para analizar dónde se encuentra la empresa y dónde quiere estar como organización con Windows 10, qué interrogantes debe resolver por el camino y cómo puede llevar a cabo una migración correcta.

Ten en cuenta, por ejemplo, que reducir la cartera de aplicaciones mediante una detección y análisis exhaustivos debe ser solo una de las primeras decisiones con respecto al contenido que una empresa debe tomar. Hay muchísimos más problemas que tener en cuenta más allá del proceso específico de racionalización: Si una aplicación permanece en la cartera, ¿hay que empaquetarla de otra manera a la hora de la entrega? ¿Debe una aplicación local sustituirse por una versión en la nube? ¿Qué actitud con respecto a la seguridad hay que tomar a la hora de detectar vulnerabilidades del software y atenuar las amenazas? ¿Existen más consideraciones que ver en relación con la administración de aplicaciones? ¿Cómo se gestionan las licencias? ¿Necesita la IT un proceso centralizado y flujos de trabajo automatizados no solo para entregar aplicaciones, sino también para que los usuarios puedan solicitarlas de forma sencilla y eficiente? Lenovo ayuda a tu organización a abordar estas preguntas y a desarrollar las soluciones adecuadas para responderlas.

Cuando se trata de opciones para configurar y desplegar Windows 10, Lenovo se centra en la forma de ofrecer más capacidades clave para soluciones tradicionales, actualizaciones locales y aprovisionamiento dinámico. Sus servicios dan a los líderes de IT la oportunidad, por ejemplo, de optar por una solución tradicional como un servicio integrado de fábrica para incorporar creaciones de imágenes, servicio de mantenimiento y automatización de despliegues. Básicamente, todo se pasa a la cadena de suministro.  La ayuda que presta Lenovo en las actualizaciones locales refuerza la capacidad de Microsoft para proporcionar una productividad revolucionaria a las inversiones de hardware, a la par que minimiza el costo y las interrupciones en las actualizaciones. Se incluyen, por ejemplo, funciones de migración de aplicaciones de 32 o 64 bits de rendimiento veloz y eficiente.

La experiencia de Lenovo puede seguir personalizando la experiencia de aprovisionamiento dinámico en Windows 10: ayuda a las organizaciones a decidir cómo deben ser imágenes personalizadas previamente cargadas; prueba y crea paquetes de aprovisionamiento dinámico correcto para que las empresas refleje sus necesidades con respecto a la política y a las aplicaciones esenciales, y simplifica la tarea para hacer de ella una experiencia auténtica y original.

MÁS AYUDA EN CAMINO

Entre las sofisticadas funciones del servicio de Windows 10 de Lenovo que los líderes de IT considerarán útiles se encuentra Cloud Deploy, un conjunto de servicios en la nube integrados para proporcionar directamente a los clientes funciones de aprovisionamiento. Ofrece la capacidad para almacenar imágenes de carga previa y aprovisionamiento de los clientes, o bien imágenes personalizadas como parte de una infraestructura de despliegue global y virtualizada. La solución cumple el propósito de ayudar a los clientes a restablecer imágenes y despliegues de máquinas de Windows 10, lo que favorece la recuperación de los últimos procesos de carga previa y aprovisionamiento o imágenes personalizadas, incluso de escenarios sin sistema operativo. Lo único que hace falta es acceso a Internet.

Entre las demás mejoras planificadas para Cloud Deploy, se encuentra la propia migración local de Lenovo, un proceso automatizado de aprovisionamiento y migración que se entrega de forma segura desde el portal de Cloud Deploy. Se trata de una opción de autoservicio controlada por el usuario que sirve como alternativa cuando no se admiten ni se buscan actualizaciones locales.

No importa si las empresas planean usar imágenes personalizadas o confían en los modelos de aprovisionamiento: con los servicios de despliegue avanzado de Lenovo obtendrán una capacidad completa de despliegue remoto. Estos servicios cuentan con un asistente personalizable de instalación automática que facilita al usuario seguir los pasos en la configuración final una vez recibido el PC con Windows 10, ya se esté uniendo a un dominio, conectando a la red o a otra experiencia.

Los servicios de ciclo de vida, que forman parte de la oferta de Windows 10 de Lenovo, incorporan soluciones importantes y que, a veces, no se tienen en cuenta. Una oferta de servicio fundamental está relacionada con la configuración, y la medición de las expectativas en la migración a Windows 10, por ejemplo, ayuda a la IT a desarrollar un plan de comunicaciones de transición para la empresa, con el que determina las partes interesadas que tratar, los objetivos que lograr y la forma de hacerlo. Además, para la recuperación de activos es preciso prestar atención para cerrar el bucle de los dispositivos que han llegado a su fin de vida útil cuando Windows 10 entra en escena, tras haber cumplido todas las normas de seguridad y medio ambiente.

Lenovo también está promocionando el cambio a Windows 10 ofreciendo a las organizaciones la oportunidad de conceder a los usuarios la nueva experiencia de SO mediante un modelo de PC como servicio. Las organizaciones que utilizan la oferta de PC como servicio como un servicio de suscripción mensual dispondrán de funciones automáticas de compra, configuración, despliegue, soporte y retiro. De este modo, los usuarios finales cuentan con la última tecnología de SO en un modelo de OpEx. Las organizaciones obtienen un modelo de costos predecibles y una planificación de activos optimizada, mientras se eliminan las cargas de administración de los equipos de IT para que puedan centrarse en actividades más laboriosas.

Con Lenovo como socio de migración a Windows 10, los líderes de IT recibirán orientación sobre cómo determinar el despliegue que mejor les convenga según sus necesidades y entornos. Podrán idear una sólida estrategia de actualización de PC que tiene en cuenta problemas, como qué escenarios de seguridad pueden requerir la compra de nuevos dispositivos con el SO ya integrado. La administración de IT también podrá obtener ayuda para diseñar un resistente proceso de actualización local que puede administrar, al menos, un par de actualizaciones de SO significativas al año mediante pruebas ágiles de compatibilidad de aplicaciones.

Con la ayuda de Lenovo y sus conocimientos sobre las prácticas recomendadas de despliegue de Windows 10, tu migración a dicho sistema operativo y las actividades continuas tendrán el éxito asegurado.