Noticias

Lenovo quiere morder el mercado colombiano

   

Por Natalia Estefanía Botero Medellín

Hasta hace más de un año, Lenovo era una marca que no había salido de los confines del territorio asiático.

Con experiencia en el segmento de consumidor final, Lenovo, era la compañía más grande de tecnología en China y era comandada desde hacía 20 años por un equipo de trabajo desde la casa Matriz en Hong Kong.

En 2004, la compra de la división de computadores personales de IBM sacó de la comarca mandarín a la emblemática empresa y la puso a competir en el mundo, tras la estela de dos gigantes: Dell y HP.

Diez mil empleados de la unidad de negocios de IBM migraron hacia la nueva empresa que la semana pasada puso en el mercado colombiano la serie 3000, y que tiene el desafío de posicionar una marca, fusionar dos culturas de trabajo y convertirse en muy poco tiempo en un referente de la computación personal y corporativa tal como lo fue IBM en la década de los 80.

En diálogo con EL COLOMBIANO, Iván Ballesteros, gerente de Lenovo para Colombia y Ecuador explicó cómo lograrán cumplir con este reto.

¿Qué bondades trae la unión de IBM y Lenovo? "Lenovo era muy fuerte en el consumidor final e IBM lo era en el mercado corporativo, por lo que hay un matrimonio interesante. Además, Lenovo era sólida en Asia (el segundo mercado del planeta después de Estados Unidos) e IBM tenía una presencia mundial. Se dio el complemento perfecto, tanto en producto como en tipo de cliente y en esquemas regionales".

¿Cómo fue el cambio en la empresa Lenovo tras la compra? "Ha sido un ejercicio interesante. Como no es una marca conocida en Colombia seguiremos comercializando (en virtud de un acuerdo a cinco años), todos los productos con la marca IBM. Hoy en día, con un mercado tan globalizado esperamos que haya una adopción de la marca. En paralelo, en 1996 IBM vendió su unidad de impresión que hoy en día es Lexmark y en aquella época Lexmark comenzó a operar con el logo de IBM hasta que creó su propia marca. Hoy, seguiremos con una base instalada bien interesante de clientes corporativos y una red de servicio y soporte nacional y en marzo próximo comenzaremos con una red de posicionamiento de marca".

¿Cuál será el beneficio para el mercado colombiano? "Lo que verá el consumidor final es una opción adicional que trae un bagaje de la experiencia de IBM en calidad e innovación, más una economía de escala en producción proveniente de China".

¿Cuál será el esquema de distribución en el país? "Tendremos un esquema dual. A los grandes clientes corporativos que necesitan grandes instalaciones y valor agregado los atenderemos directo. El mercado de mediana y pequeña empresa se hará a través de la red de mayoristas y socios de negocios en Colombia, porque creemos que se puede lograr mayor cobertura y ofrecer mayores soluciones de negocios. Aunque también se tendrá el pedido en línea a través de internet, creemos que será más interesante las ventas por medio de los socios de negocios locales, servicios especializados e hipermercados".

¿Podemos esperar menores precios en los computadores? "Competiremos con precio, calidad e innovación. Al final, el beneficiado será el cliente porque va a haber una opción más en el mercado y eso hace que más allá del precio, también aprecia las funcionalidades, mayores términos de garantía y mejor calidad de producto. Vamos a competir en todos los frentes, no únicamente en precio".

¿Cuál será la oferta en los equipos portátiles? "Queremos tener un producto para cada tipo de cliente. Por ahora, tenemos los ultralivianos, los Tablet PC, los esenciales con menor precio y mayor funcionalidad; los Premium, resistentes para entornos corporativos; la línea para pymes, los de pantalla plana y multimedia y aún nos falta anunciar unos productos de gama baja para el consumidor final, pues la tendencia es que los usuarios de escritorio quieren actualizarse con un portátil. Además, toda la oferta de portátiles es inalámbrica".

¿Cómo ha sido el empalme en cuanto al soporte técnico? "Fue un empalme transparente para los usuarios colombianos. No hubo interrupción ni en servicio, ni en partes ni en la garantía de los computadores".

¿Se sienten presionados frente a las expectativas del mercado? "Nuestro mercado ha sido el corporativo donde hemos sido muy fuertes con IBM. No tenemos ninguna expectativa de parte de estos clientes y los tenemos muy bien cubiertos. La expectativa viene de las pymes y pequeña empresa que hoy no atendemos. Pero no hemos tenido la presión porque no estamos allá. Todo lo que hagamos será ganar. Vamos a poner una opción adicional, esperamos que el mercado juzgue, evalúe y compre".

Descargar la noticia original en PDF (87,9 KB)